¿Por qué los programadores son despedidos?

“¡Estás despedido!”

Esas son palabras que ningún desarrollador quiere escuchar, especialmente con un signo de exclamación. Quizás estés pensando que nunca te va a suceder.

¿Seguro?

¿Los siguientes pensamientos confortantes pasan por tu mente cuando piensas sobre la posibilidad de ser despedido algún día?

“Soy más listo que todos los demás.”

“Le agrado a todo el mundo.”

“Soy el único experto en el sistema.”

“Tengo fotos incriminatorias de mi jefe de la última fiesta.”

Bueno, quizás la última podría funcionar, excepto que es probable que termines tras las rejas por extorsión – de todos modos serás despedido.

He aprendido de la forma difícil en los últimos años que no importa que tan inteligente creas que eres o que tanto le agrades a los miembros de tu equipo. El hecho es, que siempre habrá circunstancias potenciales que llegarán a un punto crítico, resultando en un hacha cayendo sobre tu valiosa cabeza.

Algunas veces esas series de eventos de día de juicio final están en tu control. Algunas otras veces sencillamente no.

Entonces, ¿por qué los programadores son despedidos?

Déjenme primero decirles que hablo a través de la experiencia. He despedido a programadores y he sido despedido.

En ambos casos la situación apesta.

Como un administrador, tener que despedir a alguien es una experiencia terrible. Lo sé, estas pensando “llórame un río.” Ten en cuenta que hay dos lados de cada historia.

Incluso si un administrador siente que todas las opciones se han agotado, sigue siendo una experiencia angustiosa. No sabes como reaccionará la persona. Te pones a pensar en su familia. Piensas, ¿hay algo más que pude haber hecho mejor como administrador para no llegar a este punto?

Del otro lado de la tabla, tus sentimientos dependen si lo veías venir o no. Aquellos que lo venían venir usualmente ponen una cara que no muestra ninguna expresión o ponen una pequeña sonrisa (la cual ayuda a reducir los terribles sentimientos del otro lado de la mesa).

Para aquellos que no lo venían venir – bueno he visto toda clase de reacciones. Dependiendo de lo que pase en la vida de esa persona, el aumento del estrés causado por despedir puede ser aplastante, resultando en ataques de llanto o incluso de risa. (La risa es la reacción que da más miedo porque sabes que la represión del miedo y dolor pueden explotar en cualquier momento.) La verdad es, si la administración sigue las típicas reglas de proveer advertencias antes de dejar a alguien ir, entonces nadie debería de sorprenderse. Sin embargo, algunas personas realmente tienen sus cabezas enterradas bajo la arena (o de su código).

Cómo evitar ser despedido (las tres razones)

Vamos a revisar tres razones y lo que puedes hacer para evitar ser despedido.

Empecemos con lo obvio. Si tu trabajo constantemente no esta acabado, entonces eventualmente estarás tostado. Solo se necesitan algunos atrasos y dejaras a tu administrador sin opciones.

¿Por qué no le viste venir? Bueno, estarás pensando que los atrasos no son tu culpa. Tus excusas pueden incluir “el diseño era malo” o “las fechas de entrega no son realistas” o “hacen que programe en Java y yo soy experto en .NET.”

¿Adivina qué? Las excusas no importan. Los resultados importan.

Si tus entregas llegan siempre tarde, entonces necesitas sentarte con tu administrador y empezar a buscar soluciones. No asumas que las condiciones cambiaran por si mismas. No tienes que ser solamente un agente de cambio, pero tienes que documentar cada acción que tomas para mejorar condiciones adversas.

Una segunda razón por la cual a los programadores se les muestra la puerta es porque no están comunicando los buenos resultados de su trabajo. Si piensas que escribir miles de líneas de código desde los confines de tu lugar de trabajo asegurará tu permanencia, piénsalo de nuevo. Debes de promover tu trabajo.

Sí, hablo de fanfarronear.

No puedes contar siempre con tu administrador para comunicar tus éxitos con otros miembros de tu equipo.

Finalmente, la tercera razón. Esta es la que me vuelve loco. Es el caso del potencial frustrado.

El desarrollador que tiene todo el talento del mundo, pero que carece de motivación o no cumple con las expectaciones. Como administrador, yo espero de ser capaz de motivar a los miembros del equipo con dinero, ascensos, proyectos que presenten retos o incluso flexibilidad con los horarios de trabajo.

Pero a veces, las recompensas no motivan.

El resultado es un programador que no es responsable. Constantemente llegan tarde al trabajo y a las juntas. No se apegan a los estándares. Son simplemente displicentes.

Algunas veces programadores verdaderamente inteligentes pueden estar en este estado por un periodo de tiempo. Pueden escribir código en una fracción del tiempo que le toma a los demás.

El problema es cuando el programador se hace flojo o fanfarrón y empieza a entregar a última hora, provocando atrasos. O simplemente no están cerca cuando se les requiere. Eventualmente la hacha caerá sobre ellos también – el administrador debe de buscar por aquello que es mejor para el equipo y el éxito a futuro de la organización.

Puedes estar seguro que hay otras razones por las cuales los programadores son despedidos. Así que quítate los audífonos, cierras las 20 ventanas del Messenger y tomate algo de tiempo cada día para pensar lo que puedes hacer para que esto no te suceda.

De otra forma no finjas sorpresa cuando escuches las palabras “¡Estás despedido!”

El post anterior fue escrito por Eric Spiegel en el sitio web ITManagement. Eric Spiegel es CEO y cofundador de XTS, la cual provee planeación, administración y auditorias a Citrix y otras plataformas de virtualización.